¿Estás pensando en adquirir una navaja vintage?

Generalmente, vintage significa al menos 40 años de edad (una generación humana). Por el contrario “antigüedad” se refiere a una edad de un siglo o más. Muchas navajas de afeitar entran en una de esas dos categorías.

¿Cómo saber cuáles valen la pena como navaja de afeitar coleccionable, y distinguirlas de las que no tienen ningún valor como objeto de colección, e incluso como simple navaja de afeitar?

 

Cosas a tener en cuenta

Hay que echar un vistazo a la calidad. La reputación de la procedencia y del tipo de acero, la capacidad de la navaja de afeitar para afilar y mantener el filo agudo son consideraciones importantes. Las navajas de Sheffield Gran Bretaña, Solingen, Alemania, Thiers Francia, Suecia (con Swedish Steel) y Filarmonica de Mataró (España) tienen una gran demanda.

Una pátina “gris” es buena; las picaduras por corrosión no tanto.

Un pulido espejo de acabado puede ser atractivo, pero no si se produce a expensas de la eliminación o el atenuado del sello de pan de oro, los grabados de la hoja de la navaja o los estampados de la marca de la espiga. Las marcas de vaciado de la piedra o lijadora de correa aunque sean de forma débil o ligera sobre el vaciado inicial y original de fábrica de la hoja, ejecutado por el dueño anterior pueden haber devaluado la pieza significativamente al tratar de hacerla más presentable.

Una antigüedad auténtica tendrá las cachas y los pines originales y el conservar el embalaje, caja o estuche original siempre es una ventaja o garantía, incluso si muestran un desgaste considerable.

Los arañazos profundos del papel de lija o piedra de afilado en el filo devalúan seriamente una pieza.

El desgaste excesivo del lomo o grueso de la columna vertebral. El estrechamiento o reducción de la anchura de la hoja entre el talón y la punta pueden ser una mala señal, haciendo que el afilado de la barbera sea casi imposible.

La geometría de la hoja es una consideración fundamental, si tiene la intención de afeitarse con sus navajas coleccionables.

El comprador también ha de tener cuidado. Si está pensando en pujar por una navaja, debe inspeccionar las imágenes con mucho detenimiento a nivel de zoom.

 

Las navajas de afeitar NOS (New Old Stock) o nuevas existencias que salen a la venta de vez en cuando. Vienen con el embalaje original y son “nuevas” (nunca han sido utilizadas), incluso pueden haber adquirido algo de pátina por haber estado almacenados durante décadas. Hay que considerar también que algunas de las llamadas navajas de afeitar NOS son falsificaciones, aprovechando la gran demanda de barberas de colección, por los vendedores con pocos escrúpulos, por lo que los compradores deben ser cautelosos. A la hora de comprar asegúrese de que las fotos en el sitio web sean de la pieza que está considerando. Si ve las mismas imágenes utilizadas en múltiples subastas por un vendedor, desconfié.

Para tener una colección de calidad, las prisas no son buenas, antes o después encontrará la pieza que busca, a buen precio y en buen estado la experiencia esta demostrando que se pueden conseguir navajas con más de 100 años, compradas como nuevas, en ingles NOS, para ello sólo hay que tener paciencia y suerte en los rastrillos, Internet, y también tener buenos contactos.

En resumen para el afeitado no sirven las navajas con fisuras en el filo, con óxido con picaduras profundas, con sonrisa o curvatura en el filo, la invertida o cóncava es la peor y es preciso eliminarla pues imposibilita el afeitado y no es una tarea fácil, ya que precisará rebajar y estrechar bastante la hoja aunque evidentemente depende del grado de curvatura que tenga. Otro defecto que las hace inservibles y que es menos frecuente puede ser el destemplado de la hoja como consecuencia de haber sido sometida a altas temperaturas por ejemplo, a causa de un afilado mecánico mal realizado, esto es más difícil de apreciar salvo en casos extremos en los que presentan zonas irisadas o incluso quemada.

El tema es muy distinto si lo que se quiere es una navaja de colección entonces los defectos se pueden catalogar en tres categorías.

  1. Inaceptables
  2. Aceptables
  3. Insignificantes

 

Defectos inaceptables

  • Hoja rota, no se refiere a pequeñas mellas, sino a verdaderos “mordiscos”, fisuras, y hojas partidas o modificadas para disimular la rotura tales como el recorte de la punta, disminución la longitud.
  • Capa impenetrable o picaduras de óxido profundo.
  • Cachas rotas o con grietas muy grandes.

 

Defectos aceptables

  • Pequeñas mellas en el filo, máximo entre 1 a 2 milímetros.
  • Sonrisa en el filo que no sean demasiado pronunciadas, excepto que formen parte de la forma de la hoja.
  • Pequeñas grietas en las cachas.
  • Manchas de óxido de tamaño aceptable, en la espiga por la acumulación de humedad entre la espiga y las cachas.
  • Suciedad general por descuido total.
  • No ir acompañada de la caja original.
  • Mala restauración o vaciado.
  • Si el modelo tiene sello en la hoja, su deterioro o pérdida.

 

Defectos insignificantes

  • Pátina grisácea en la hoja debida al uso.
  • Falta de filo en la hoja.
  • Signos de suciedad.
  • Daños leves en la caja.
  • Pequeñas manchas de óxido sin profundidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.