Siempre hay que echar un vistazo a la calidad de la navaja antes de comprarla para poder hacer un buen afeitado tradicional. Por éste motivo en Restauracio te queremos explicar los 10 ‘trucos’ para saber la valorización de tu barbera. Además también te ofrecemos unos consejos para comprar la mejor navaja.

  • La reputación de la procedencia y del tipo de acero de la navaja. 
  • Si tiene capacidad para un afeitar o es necesario afilar y restaurar para rehacer el filo agudo de la hoja.
  • Las navajas de Sheffield (Gran Bretaña), Solingen (Alemania), Thiers (Francia), Suecia, Japón (con Swedish Steel) y Mataró (España) con Filarmonica; tienen gran demanda.
  • Una pátina “gris” es buena; las picaduras por corrosión no tanto.
  • La palabra ‘restaurado’ puede ser una causa para desechar el ejemplar de tu colección. Un pulido espejo de acabado puede ser atractivo, pero no si se produce a expensas de la eliminación o el atenuado del sello de pan de oro, los grabados de la hoja de la navaja o los estampados de la marca de la espiga puede ser sinónimo de deshacerte de tu razor. Las marcas de vaciado de la piedra o lijadora de correa, pueden haber devaluado significativamente la pieza al tratar de hacerla más presentable.

Significado de ‘Vintage’ y ‘Antiguo’

Generalmente, “vintage” significa al menos 40 años de edad. Por el contrario “antigüedad” se refiere a una edad de un siglo o más. Muchas navajas de afeitar entran en una de esas dos categorías.

  • Una antigüedad auténtica. La navaja sabrás que es antigua si las cachas y los pines son originales. Además si conserva el embalaje, caja o estuche siempre es una ventaja o garantía, incluso si muestran un desgaste considerable.
  • Los arañazos profundos del papel de lija o piedra de afilado en el filo devalúan seriamente la pieza.
  • El desgaste excesivo del lomo o grueso de la columna vertebral. El estrechamiento o reducción de la anchura de la hoja entre el talón y la punta pueden ser una mala señal, haciendo que el afilado de la barbera sea casi imposible.
  • El destemplado de la hoja como consecuencia de haber sido sometida a altas temperaturas: por ejemplo, a causa de un afilado mecánico mal realizado puede bajar el valora de la navaja. Esto es más difícil de apreciar salvo en casos extremos en los que presentan zonas irisadas o incluso quemada.
  • Si la navaja posee un excesivo desgaste, fisuras o grietas que entren mucho en la hoja, que tengan curvaturas que puedan derivar en una mella irreparable, debe ser descartada directamente de tu idea de hacerte con ella. Una navaja con fisuras en el filo, con óxido, picaduras profundas, con sonrisa o curvatura en el filo pierde completamente su valor inicial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *